Queso Gruyere 1655 AOC Ver más grande

Queso Gruyere Reserva 1655 AOP

Nuevo producto

Gruyere suizo Reserva 1655 AOP

Queso Gruyère DOP de leche cruda elaborado de forma tradicional por la quesería 1655 y madurado un mínimo de 14 meses. La sal para la curación del Gruyère DOP 1655, proviene de las minas de sal de Bex, al pie de los Alpes suizos extraída con agua pura del glaciar de Les Diablerets.

Las ruedas suelen pesar entre 35-40kg, Una receta tradicional heredada de su región de origen, Gruyère, le da a 1655 su sabor único. Esta alquimia crea un queso excepcional con un sabor afrutado natural, realzado por notas de sabor pronunciadas Si el Gruyère AOP 1655 puede presumir de ser el mejor queso Gruyère de todos, es porque la leche utilizada para producirlo proviene de rebaños alimentados exclusivamente con pasto de los pastos de la región, que cuenta con excelentes cualidades nutricionales.

Una receta tradicional heredada de su región de origen, el Gruyère, le da a 1655 su sabor único. Su secreto radica en el saber hacer ancestral del madurador.

Puede comprar este queso en:

  • Cuñas pequeñas de 320 grs
  • Cuñas de 400 grs
  • Cuñas grandes de 450 grs

Si no hubiese de alguna de estas alternativas no aparecerá en las opciones seleccionables

Más detalles

Comprando este producto conseguirá hasta 1 punto recompensa. Su pedido suma 1 punto recompensa que puede convertirse en un vale de 0,20 €.


11,45 €

  • Cuña
  • Cuña pequeña
  • Cuña grande

Ficha técnica

LecheVaca
Intensidad de saborMedio
PaísSuiza
Tipo de cuajoAnimal
Tipo de lecheCruda
Formato de venta:Cuña

Más

La Historia del Gruyere y la Quesería 1655

1655, año que cambió por completo la faz de la quesería tradicional. Un famoso queso duro, que se había elaborado desde tiempos inmemoriales, recibió el nombre de su región de origen, un símbolo perdurable de su calidad de clase soberana: gruière (ahora Gruyère).

Imagínense ... Suiza, con fronteras aún indefinidas, gobernada por ricas familias de nobles, donde abundan las tensiones sociales y religiosas, donde los vendedores de Gruyère tuvieron que entablar una feroz batalla competitiva para poder alimentar a sus familias. Un país donde quienes transportaban mercancías estaban en peligro permanente y sujetos a frecuentes ataques de indigentes o ladrones de caminos. Muchos cuentos y leyendas surgieron en estos tiempos turbulentos, incluido el que sigue.

Los dos hermanos Jean y Pierre Rime eran maestros queseros en la región de Gruyère. Una noche tormentosa de otoño, los lecheros se despertaron repentinamente por gritos y llantos provenientes de un camino no lejos de su granja.

Al amparo de la oscuridad, un grupo de ladrones atacaba a un coche y a sus ocupantes. Los dos valientes hermanos, armados con grandes palos, intervinieron en la refriega y, no sin dificultad, lograron vencer a la banda de criminales. Un hombre vestido con ricas ropas apareció del carruaje y alabó a Dios por las acciones milagrosas realizadas por sus rescatadores.

Los lecheros lo invitaron a unirse a ellos en su humilde morada para recuperarse del susto.

El señor, que no era otro que el alguacil del pueblo de Gruyères, se presentó luego a sus anfitriones. Jean y Pierre se sintieron un poco incómodos por no tener mucho que ofrecerle, pero le preguntaron si le gustaría probar el último Gruyère que les quedaba.

Los hermanos aplicaban técnicas y periodos de maduración que no les permitían producir grandes cantidades de queso, pero estos procesos eran los únicos que conocían. Como nunca antes habían recibido a un invitado tan importante, Pierre y Jean esperaron en silencio para escuchar el juicio del noble.

Cuando terminó de comer, agradeció cortésmente a sus anfitriones y siguió su camino con los pocos guardias que le quedaban.

Unas semanas después de este episodio, los dos lecheros se dedicaban a sus asuntos cuando un hombre llamó a su puerta y les anunció una noticia que los dejó sin palabras. El alguacil quedó tan impresionado con el Gruyère producido por los hermanos Rime que decidió que sus productos a partir de ahora se reservarían exclusivamente para sus parientes, a cambio de una generosa suma de dinero.

Desde entonces, esta tradición ha perdurado a lo largo de los siglos. Un número limitado de productos Gruyère de la región del mismo nombre, con su sabor específico, siempre se reserva para la élite suiza. Este tesoro de Gruyère hoy se comparte con el resto del mundo. Su nombre: simplemente 1655.

El queso AOC gruyere 1655 es hoy el fruto de una asociación entre Jean-Marie Dunand en Fromagerie Le Cret que elabora el queso y Gérald Roux en Fromage Gruyere que lo madura. Basándose en su amplia experiencia en la producción y refinación de Gruyere, Gerald identificó las principales lecherías por su sabor, consistencia y por una evaluación cualitativa basada en las evaluaciones mensuales de la Asociación Gruyere.

1655 exige lo mejor. Y lo mejor se puede encontrar en el legado noble del condado de Gruyère. Situada al sur del Canon de Friburgo en Suiza, la región de Gruyère está dominada por la ciudad medieval de Gruyère, cuyo castillo ha sido el hogar de una serie de condes famosos a lo largo de los años. La zona se encuentra en un entorno espléndido a las puertas de los Alpes. La ciudad y sus calles adoquinadas son pisoteadas por peregrinos de los cuatro rincones de la tierra, mientras que las grullas, pájaros emblemáticos de la ciudad, se posan en sus viviendas. Una vez producidas las ruedas de 1655 por los queseros, se llevan a las bodegas de Fromage Gruyère en el corazón de la región de Gruyère. Y así comienza la etapa final antes de que el queso se coloque en las estanterías, que consiste en muchos meses de cuidadoso cuidado.

A medida que las ruedas de 1655 se giran y se tratan una a una, obtienen la hermosa mancha que es prueba de un queso saludable con un sabor intenso y generoso. Cada lote de 1655 se confía a un maestro quesero específico que supervisa escrupulosamente la maduración de este producto natural y vivo hasta que se alcanza el momento de maduración perfecto.

Cómo catar el Gruyere 1655

Como todos los productos más finos y destacados, 1655 está sujeto a criterios específicos en lo que al arte de la degustación se refiere. Cuando se degusta a mano, primero se debe dejar reposar el 1655 a temperatura ambiente durante aproximadamente veinte minutos para que revele todo su sabor.

Aunque todos son libres de probar 1655 como deseen, nos gustaría describir un pequeño ritual que seguramente agudizará sus sentidos y lo ayudará a apreciar completamente este excepcional Gruyère AOP. Comience probando el queso con los ojos y examinando su corteza, que debe ser de un bonito color dorado. Luego toque el queso para descubrir su textura sutil y fundente. Aspire su aroma, inicialmente amaderado y luego ligeramente afrutado. Por último, pruebe el queso y saboree su sabor sorprendentemente fuerte y sus tonos ligeramente salados. No se necesita nada más, solo el queso. Y ese es el sello distintivo de 1655: hasta el paladar más exigente se deleitará con este sorprendente producto.

Maridaje del Gruyere 1655

Una mezcla audaz y explosiva con más de lo que le corresponde en sensaciones gustativas. 1655 se sirve mejor con un vino espumoso o blanco delicado debido a su mineralidad aireada y acidez elevada. El vino blanco seco, con sus finos y afrutados aromas de manzana, cítricos, piña o uva, es una excelente opción para acompañar un 1655. Para una sensación más ligera, deguste 1655 con un vino dulce elaborado a partir de cosechas tardías. Si, como regalo especial, tiene la oportunidad de acompañar su 1655 con un vino regional suizo, experimentará una explosión de sabores inolvidables.

Los amantes del vino tinto pueden estar seguros de que el 1655 también se puede servir con taninos afrutados y sedosos.

Para un contraste suculento y sorprendente, agregue una pizca de mermelada de mora o frambuesa a su 1655. Como carpaccio servido con una gota de aceite de oliva, este Gruyère también revela toda su delicadeza ya que se derrite delicadamente en la boca.

Reseñas

No hay reseñas de clientes en este momento.

Escribir un comentario

Queso Gruyere Reserva 1655 AOP

Queso Gruyere Reserva 1655 AOP

Gruyere suizo Reserva 1655 AOP

Queso Gruyère DOP de leche cruda elaborado de forma tradicional por la quesería 1655 y madurado un mínimo de 14 meses. La sal para la curación del Gruyère DOP 1655, proviene de las minas de sal de Bex, al pie de los Alpes suizos extraída con agua pura del glaciar de Les Diablerets.

Las ruedas suelen pesar entre 35-40kg, Una receta tradicional heredada de su región de origen, Gruyère, le da a 1655 su sabor único. Esta alquimia crea un queso excepcional con un sabor afrutado natural, realzado por notas de sabor pronunciadas Si el Gruyère AOP 1655 puede presumir de ser el mejor queso Gruyère de todos, es porque la leche utilizada para producirlo proviene de rebaños alimentados exclusivamente con pasto de los pastos de la región, que cuenta con excelentes cualidades nutricionales.

Una receta tradicional heredada de su región de origen, el Gruyère, le da a 1655 su sabor único. Su secreto radica en el saber hacer ancestral del madurador.

Puede comprar este queso en:

  • Cuñas pequeñas de 320 grs
  • Cuñas de 400 grs
  • Cuñas grandes de 450 grs

Si no hubiese de alguna de estas alternativas no aparecerá en las opciones seleccionables